Si quieres saber cómo retomar el contacto con ese posible cliente, voy a explicar dos maneras para llevarte el gato al agua.

1# No se supo más después de la reunión


Imagínate esta escena:

Has ido a la asociación que ayuda a las personas con diabulimia para hablar con la gerente y proponer ayuda psicológica, algún taller o algún servicio como el mindfullnes.

La gerente de la asociación se ha mostrado interesada y motivada, y todo pinta muy bien. Pero después de la reunión, han pasado los días, o meses, y no has vuelto a saber de ellos.

Siempre pasan cosas, o que están muy liado con otros proyectos, o tu encuentro ha pillado en un mal momento para esa empresa. Mil historias, pero por un motivo u otro, la cosa no ha cuajado.

Entiendo que no quieres atosigar y lo has ido dejando pasar. Ya han pasado 5 meses desde aquella reunión y te cuesta encontrar la manera o la excusa de retomar el contacto con la persona con la que hablaste.

Para solucionar este fantasma que pulula por tu mente, te propongo que envíes un email con estas dos características:

  • Extremadamente corto
  • Extremadamente directo


Lo vas a enviar corto porque la intención de este email es la de retomar el contacto. Con este email no estás buscando vender.

Es como cuando tocas en la puerta, haces toc, toc y esperas una respuesta. Todavía no has dicho a quién vienes a buscar ni qué intención tienes con la persona que vas a buscar, solo estás llamando a la puerta.

Y también el email va a ser extremadamente directo porque no quieres ni perder el tiempo ni hacer perder el tiempo a nadie.

Cuando uno recibe un email largo, aparte de dar pereza leerlo entero, a la hora de contestar, uno tiene como referencia la extensión del email recibido y siente que necesita darle la misma dedicación.

En este momento en el que te encuentras, no necesitas que la persona se implique tanto. Sólo buscas saber si hay o no un interés en tus servicios.

Puedes probar con algo así


Hola María, ¿qué tal?

¿Sigues interesada en el taller “Tengo un hijo con problemas de alimentación”  para ayudar a los familiares de las personas afectadas a entender y saber llevar esta enfermedad?

Y ya. No quieres ser más extenso.

Fíjate en la estructura de la pregunta:

¿Sigues interesada ( insertar servicio ) para ( beneficio o resultado )?

Puede que haya diferentes respuestas. Desde un sí, un no, hasta incluso una ausencia de respuesta, que por supuesto también es otra respuesta.

Puede ser también que ya estén trabajando con otro profesional.

Lo que buscas es que haya una respuesta rápida y, una vez ya hayas retomado el contacto, podrás empezar a hacer el seguimiento con ese posible cliente.

2# Un cliente no reincidente

Cuesta 10 veces más vender a un cliente nuevo que a uno que ya te ha comprado, por lo que intentar retomar el contacto con un cliente pasado es una buena idea.

Hace dos años estuviste en una escuela de negocios impartiendo un taller sobre el acoso laboral y todo fue sobre ruedas. Incluso en el transcurso del taller el director te comentó que podría hacerse otro taller sobre X temática.

Pero ese segundo proyecto nunca llegó a suceder y tú te has quedado con la idea pululando en tu cabeza.

En esta situación también vas a mantener los dos aspectos del email anterior. La brevedad y el estilo de ir al grano.


Buenas María.

¿Te acuerdas? cuando estábamos impartiendo el taller X comentaste que te gustaría ofrecer también el taller X. ¿Sigues interesada en impartirlo?

La estructura es muy parecida.  Nombras el servicio del que se hizo mención en su momento, así se sitúa y te identifica, y luego lanzas la pregunta de si tiene interés en el siguiente taller.

Esperas la respuesta y desde ahí puedes empezar a hacer el seguimiento de esta entidad.

Lo más importante es que tengas presente que el objetivo de este email no es vender. La intención es la de retomar el contacto para poder así seguir en contacto con ellos y ofertar tus servicios más adelante.

Te propongo que pienses en 4 - 5 posibles situaciones similares que hayas tenido y lo intentes. Luego ven aquí y cuéntame qué tal te ha ido 🙂

Jon Segura

Soy Jon Segura y me dedico al marketing para psicólogos que quieren hacer crecer sus proyectos empresariales. Les ayudo a diferenciarse y a crear un sistema con el que obtenienen una entrada de pacientes de manera estable.

>