Ni siquiera es psicólogo y tiene un grupo de psicólogos trabajando para él.

Sus teorías y su forma de entender el mundo te pueden gustar más o menos, pero hoy quiero hablarte de las cosas que Alain está haciendo muy bien.

Así que voy a ir al grano y empiezo con:

Su elegancia para presentar sus productos/servicios

Para no resultar grotesco, insistente y cutre en una venta, vas a necesitar dar, porque una venta bien hecha tiene un factor de reciprocidad.

Alain cumple esto escribiendo contenido de calidad con una constancia impecable y un valor para los matices inigualable. Sólo hace falta entrar en su web para darse cuenta de esto.

Pero a un nivel más cuantitativo, el porcentaje con el que ofrece y vende sus servicios nunca supera el 20% del contenido, lo cual hace que sus ofertas sean bien recibidas por parte de sus lectores. 

No está anclado en un diseño de los 90 y lo relaciona con su conocimiento

El Titanic se hundió, la vida siguió y el diseño evolucionó.

Digo esto porque Alain tiene una web cuidada y un gusto especial por el buen diseño. Conoce el diseño en profundidad y sabe que la identidad y los sentimientos de los humanos son fluidos y variables, por lo que pueden verse afectados por cuestiones estéticas.

El diseño no consiste únicamente en elegir colores bonitos que llamen la atención. Puede usarse desde la perspectiva utilitaria y Alain aprovecha el diseño con mucho talento. Además de haber elegido unos colores acordes a su marca, su blog está diseñado para aparentar ser un libro.

Un libro siempre tiene mayor estatus y mayor credibilidad que un blog, pero un blog es muchísimo más fácil de difundir por Internet, por lo que utiliza el diseño para ambientar su blog a modo libro.

¿No te parece genial? ¡A mi me parecer super clever!

Complementa productos con servicios

Vender productos o no es siempre respetable pero, déjame explicarte porqué es importante vender algún producto.

Cuando ofreces tu terapia, el tiempo disponible para ofrecer tu terapia es finito. Aunque te dediques en cuerpo y alma a atender a tus pacientes, solo dispones de 24 horas al día para influir sobre la vida de X pacientes.

Por el contrario, el producto (libros, juegos, formaciones en video…) no está tan ligado a tu tiempo. Lo creas una vez y ya está. A partir de ahí, te permite influir en la vida de 1, 100 o 100.000 sin límites de tiempo.

Y para esto Alain es un gran maestro. Solo hace falta ver su catálogo de productos en la página principal para darse cuenta de que lo está haciendo muy bien.

Piénsalo.

Utiliza su web como campamento base

Otra cosa que hace bien el Señor Botton es que usa las redes sociales como un amplificador de su mensaje y no sólo como un lugar para centrar su proyecto.

Si te fijas, en todas sus redes sociales, el contenido que comparte te redirige a su página web.

Facebook
Twitter
Youtube

El beneficio de hacer esto es muy sencillo: Piensa tu web como si fuera tu casa en un día en el que tienes invitados. En tu casa puedes dirigir a tus invitados a los lugares que quieres que conozcan y los que no en función de vuestra relación y de tus objetivos.

Es tu turno

Puede parecer que Alain juega en otra liga, pero para poder llegar a esa liga hace falta comprender lo que ha hecho bien e ir aplicándolo poco a poco.

En épocas de universidad un profesor siempre decía “los pequeños deberían fijarse más en los grandes y ver cómo pueden aplicar ese conocimiento en sus servicios”.

1. No intentes vender antes de dar
2. Ten un diseño actual y piensa el diseño como una herramienta más allá de lo estético.
3. Crea productos
4. Redirige tus contenidos a tu web

¿Lo ves factible? comenta aquí abajo y si conoces a alguien a quien le pueda ayudar este conocimiento, no dudes en ¡compartirlo!

Nos vemos en unos días

Jon

Jon Segura

Soy Jon Segura y me dedico al marketing para psicólogos que quieren hacer crecer sus proyectos empresariales. Les ayudo a diferenciarse y a crear un sistema con el que obtenienen una entrada de pacientes de manera estable.

>