Escribe un blog

Una ínfima parte de los psicólogos que intentan establecer en el mercado escriben un blog.

Escribir un blog es tan importante como pagar tu cuota de autónomos o cumplir con tus obligaciones fiscales.

Y aunque no es la única manera de establecerse en el mercado, resistirse a escribir un blog es el error que no te puedes permitir.

Entonces, ¿por qué no todos los psicólogos tienen un blog? Aquí tienes 2 respuestas

  • Tener un blog actualizado y con material de calidad cuesta trabajo.
  • No se están enterando de que va este royo de vivir del trabajo uno mismo. 

La constancia y el vértigo al folio en blanco pueden convertir a cualquiera en un escritor perezoso. No eres solo tú, a todo el mundo se le hace cuesta arriba sentarse delante del ordenador sin tener ni idea de lo que va a escribir.

Pero para ello tendrás que tener en cuenta los tres consejos que vienen a continuación...

Trabaja con un calendario editorial

Un calendario editorial es aquel que determina de qué vas a hablar cada día y cuándo vas a publicar cada artículo. Parece un consejo obvio, y es precisamente por eso que muchos psicólogos lo pasan por alto.

Si no creas tu propio calendario, el día que te pongas a escribir te va a costar mucho saber qué tema tratar y encontrar nuevas ideas. Vas a perder mucho tiempo.

Una buena estrategia para solucionarlo es sentarte una tarde y comenzar a pensar temas que te parezcan interesantes. Da igual cuáles sean, tú tan solo ve apuntando todos los que se te ocurran. Cuando tengas unos 50 empieza a hacer una criba y déjalos en 25. Después dales un título provisional y explica brevemente de qué van a tratar.

Por último, asígnales un objetivo y concreta una fecha de publicación para cada uno. Y ya está. Quizá has perdido unas horas, pero sin duda has ahorrado mucho tiempo.

Ciñete a una promesa clara

Una entrada del blog debe tener una promesa clara. Plantear un problema o necesidad y ofrecer los pasos y consejos que lo resuelvan. Pero no solamente ofreciendo pautas. Transmitir un conocimiento y ahondar en él puede ayudar a tus lectores a comprender mejor un suceso. Tratar un tema de una manera profunda puede considerarse como que estás resolviendo la promesa.

¿Pero qué pasa si no planteas una promesa concreta? Tu texto quedará más ambiguo y las conclusiones finales más difusas. Esto es algo que está totalmente en tu mano, puesto que eres tú quien al comenzar a escribir determina las promesas que tratará.

La clave está en hablar sobre problemas más concretos. Recuerda que puedes escribir todos los artículos que quieras, por lo que ya tendrás tiempo de afrontar otros temas más adelante y linkarlos entre ellos. Cíñete a tu promesa inicial y resuélvela.

Vamos a poner unos ejemplos para que nos quede claro cómo el contenido varia en función de la promesa.

Mira estos titulares:

La ansiedad: el enemigo silencioso de nuestra felicidad.

Cómo reducir la ansiedad.

¿Por qué sufrimos todos de ansiedad?

Como te habrás dado cuenta el texto que acompañaría cada caso sería diferente. Es cierto que todos tratan la ansiedad, pero cada uno lo hará desde un punto de vista diferente. Cada promesa es distinta, por lo que cada contenido también lo será.

Si te fijas en el primer caso, es el más ambiguo. El titular tiene un aire literario que no nos deja ver claramente por dónde van a ir los tiros. En cambio, en los otros dos supuestos la promesa está clara. Así te será más fácil comenzar a escribir sin enrollarte en aspectos que no son importantes en este momento.

Para delimitar la promesa, puedes hacerte estas dos preguntas:

         ¿Qué intención tengo con esta entrada/este problema del que quiero hablar?

         ¿Tengo los conocimientos suficientes para resolver la promesa sin necesidad de investigar eternamente sobre ello?

Utiliza un patrón de contenidos


El patrón de contenidos es la estructura interna que te ayudará a ordenar la información. Es algo así como el esqueleto del artículo, el encargado de darle a todas tus entradas una apariencia similar que facilite su lectura.

Si no utilizas un mismo patrón a la hora de escribir es fácil que te pierdas y te vayas por las ramas. El resultado será un texto difícil de digerir en el que no quedará claro cuál es el mensaje.

Una solución sencilla es que analices los textos que hayas escrito últimamente y traces el patrón que hayas utilizado más veces. De esta manera ya estarás familiarizado con él y te resultará más fácil aplicarlo.

Por ejemplo, si analizases este artículo, no tardarías en darte cuenta de que cada consejo sigue este patrón: Qué es/ Problema/ Solución. Gracias a él la información me ha quedado bien estructurada y me ha resultado más fácil escribirlo.

Como ves, estas pequeñas pautas pueden facilitarte a la hora de programar tus acciones con el blog. 

Ahora solo te queda ponerte manos a la obra. Y recuerda, la inspiración para escribir tu blog es más fácil que te llegue si estás trabajando.

Un abrazo

Jon

Jon Segura

Soy Jon Segura y me dedico al marketing para psicólogos que quieren hacer crecer sus proyectos empresariales. Les ayudo a diferenciarse y a crear un sistema con el que obtenienen una entrada de pacientes de manera estable.

>